banner
Últimas novedades
11/05/2017

Lo que no se ve

Las comunidades bañadenses son aquellas apostadas a las orillas del Río Paraguay, bordeando toda la ciudad de Asunción, quienes por su ubicación geográfica enfrentan inundaciones periódicas, obligando a sus pobladores a abandonar sus hogares y buscar


Las personas habitantes de los Bañados de Asunción se encuentran en una lucha constante, ya que deben enfrentarse periódicamente  a la crecida del Río,pero además deben afrontar una serie de acusaciones y calumnias que los medios masivos de comunicación se encargaron de instalar en el imaginario colectivo, tachándolas de vagas, conformistas y zánganas.


Los Bañados de Asunción son tierras municipales y estatales apostadas a la orilla del Río Paraguay, que a mediados del siglo XX empezaron a poblarse por familias campesinas expulsadas de sus tierras en el interior del país. Estas familias llegaron a una zona completamente inhabitable, donde ningún asunceno deseaba vivir, ya que la tierra era fangosa, llena de maleza y plagas.

Con la llegada de los primeros pobladores se asentó lo que ahora son los Bañados de Asunción e inició el trabajo para mejorar sus condiciones de vida. Se construyeron caminos, se rellenaron las zonas más bajas, se edificaron escuelas y colegios, plazas, centros de salud y se logró el acceso a los servicios básicos de agua potable y energía eléctrica.

Si bien la realidad bañadense siempre ha sido de lucha y resistencia, hay un sector de la sociedad que no lo cree así, que piensa que solo son conformistas con ganas de recibir una gran oleada de agua en sus casas y mudarse en campamentos transitorios e improvisados en condiciones infrahumanas, donde reciben una precaria asistencia estatal, además del rechazo y la marginación social.

Este sector de la sociedad tiene esta visión porque no conoce la realidad bañadense, no saben que hay personas que vivieron toda su vida en ese pedazo de tierra trabajando arduamente para construir una casa, quizá no sepan que mientras ellos duermen a las 2AM hay un o una bañadense revisando en su basura en busca de plástico o papel que será vendido por quinientos u ochocientos guaraníes el kilo, que por estar reciclando hasta las 6AM es que se los encuentra sentados tomando tereré a las 12PM ya que ese es su horario de descanso.

Quizá ese sector de la sociedad que siente rechazo por el bañadense no sepa que ellos, con apoyo de algunas organizaciones sociales, construyeron todas las escuelas y centros de salud de su comunidad porque saben que era su derecho el acceso a la educación y a la salud.

El sector que siente rechazo acusa a los bañadenses de drogadictos, sin entender que no hay en funcionamiento un plan o programa estatal para la prevención de las adicciones, ni mucho menos un acompañamiento integral a las personas usuarias de drogas, tampoco entienden que la adicción a las drogas es consecuencia de toda la violencia estructural por parte del estado.

Siempre se acusa que no quieren salir de las zonas inundables, que no quieren casas "dignas", pero no se dan cuenta que esas casas dignas no se ajustan a las necesidades de los bañadenses, quienes tienen una economía urbana-rural, dedicándose a la cría de animales menores, a la pesca, al cultivo de verduras y hortalizas, actividades que no se pueden realizar en los departamentos que ofrece la Senavitad.

Desconocen que muchos bañadenses trabajan como recicladores en el vertedero Cateura, donde su trabajo es tan poco valorado que le pagan menos de 1000Gs el kilo por cualquier residuo, no toman en cuenta que ellos llegan caminando al centro de la ciudad donde realizan trabajos informales como el cuidado y lavado de coches, ventas en la vía pública, etc. 

No tienen idea que debido al estigma y a la marginación social son mal pagados y discriminados en sus lugares de trabajo, donde se desempeñan como mozos/as, empleadas domésticas o personal de mantenimiento.

Este sector de la sociedad que discrimina y siente rechazo al bañadense,  nunca se puso en el lugar de la otra persona, nunca vio ni conoció la realidad del Bañado, solo se sentó a leer lo que los medios de comunicación quieren dar a conocer, que no siempre es la realidad.

El Bañado de Asunción no es solo una extensión de tierra, es toda una comunidad que trabaja unida, que lucha desde hace más de  60 años para mejorar su calidad de vida, para que se garanticen y se respeten sus derechos.


Comentarios